Entrevista a Tamara kruger

¡Buenas, Devoradores!

Hoy vuelvo por aquí con una nueva entrevista, esta vez de mi cosecha. Tamara Kruger es una autora que conocí por las redes sociales de pura casualidad. Decidí darle una oportunidad a su historia, a pesar de que la romántica no era lo mío, y al final ya vamos tres colaboraciones juntos, por lo que decidí que se había ganado una entrevista. ¡Vamos allá!

Comencemos con los básico. ¿Cómo comenzaste a escribir?

Comencé a escribir hace tres años, en la búsqueda por hacer algo que realmente me gustaba y nunca lo había podido desarrollar. No fue algo pensado, más bien fue como algo instintivo de querer expresar y al ser la novela lo que más leía fue lo que escribí. Cuando partí no pensaba en publicar ni nada de lo que vino después, solo lo hice porque necesita crear, de a poco tomó forma y sin saber en qué punto se tornó algo más serio, hasta que me decidí a editarlo.

¿Qué hizo que empezases a escribir comedia romántica?

El género de comedia es uno que consumí como lectora bastante, y la idea de replicarlo fue para poder hacer que las chicas, o chicos que lo leyeran ojalá, se lo pasaran tan bien como yo al leer. Que se dieran cuenta que la literatura también podía ser divertida, entretenida y te podía hacer reír, que no es necesario ocupar un lenguaje refinado, ni metáforas exquisitas, para conectarte y pasar un rato agradable. Además, por mi carácter, que me podría definir como una persona optimista y que disfruto de reírme con muchas ganas, no me imaginé escribiendo algo muy oscuro o dramático.

Cuéntanos un poco cómo te fue a la hora de difundir tu primer libro.

Cuando me decidí a publicar, realicé una pequeña investigación previa de cómo funcionan las redes sociales y cómo captar lectores. Así que lo primero que hice mucho antes de la publicación fue iniciar mi página en Facebook captando a personas que les gustara leer, luego salí a las redes sociales, invitando a mucha gente a leer mi novela, parecido a un puerta a puerta. El noventa por ciento no funcionó, pero el diez que me quiso escuchar fue el que me ayudó a dar el punta pie inicial. Luego comenzó el boca a boca que creo que es la mejor herramienta, porque yo puedo decir "mi novela es buenísima, léanla", pero creo que vale más la palabra del lector.

¿Hay algún personaje con el que te sientas más identificada?

Creo que soy una mezcla entre Amanda y Camila, tengo características de las dos, que en su caso están exacerbadas. En el caso de Amanda soy muy torpe y acontecida, mucho tiempo en mi juventud me pasaron situaciones que de verdad me dijeron decir ¿Es broma?, ni te imaginas cuántas veces he matado a mi computador, lo he golpeado con las paredes, le he derramado líquidos encima y un sin fin de situaciones poco divertidas. En el caso de Camila creo que lo más me caracteriza de ella es que no me importa lo que piensen lo demás, hago mi vida a mi manera y pensando en mi familia y amigos, todo lo demás lo dejo afuera. 

¿Cómo decidiste empezar una historia de fantasía?

Es uno de los géneros que particularmente me gusta mucho leer, junto a la ciencia ficción. La verdad es difícil de explicar, desde que comencé a escribir ha sido un camino más visceral que pensado, dejándome llevar y fluir. Después de “No es divertido”, mi segunda novela contemporánea, ya tenía la idea para la tercera. En el proceso se gestó una idea y me gustó, me dije “algún día voy a escribir esa historia”, las ideas no terminaron de llegar y sin pensarlo mucho la escribí. 

¿Crees que para escribir bien hay que ser lector? ¿Te gusta leer?

Me encanta leer, siempre lo hago de forma paralela, para mí no hay mejor forma de romper un bloqueo literario que sumergirme en una nueva historia, sorprenderme y hasta decir “cómo lo hace, yo también quiero escribir así”. Y sí creo que para escribir es fundamental leer. Ejemplo: si eres chef, ¿cómo cocinarás si no has tenido la experiencia de probar comidas subliminales o algunas que dirás "esto no lo pruebo más o le falta sal, etc"? Para escribir debes conocer el oficio, empaparte de él, conocer los estilos, géneros, disfrutar la lectura para luego replicar no a los autores si no las sensaciones vividas. 

Aparte de la escritura, ¿qué otras aficiones tienes?

Como dije leer, además me encanta ver series y películas. Y de ahí ya no me queda más tiempo, entre mis roles de mamá, escribir y además realizar la difusión en conjunto con la atención a las redes sociales mi tiempo está completo.

¿Cómo eliges los nombres de los personajes?

No hago ningún ritual, para mi es sencillo, elijo los nombres que a mí me agradan y tratando de que tal vez no sean tan comunes. En el caso del libro de fantasía busqué el origen de algunas palabras que tenían que ver con la historia y jugué un poco con las letras, otros claramente los inventé según me sonaban bien. 

Imagino que en casa te apoyen con tus libros. ¿Tienes a alguien especial que te de ideas o a quien le cuentes cómo vas creando las historias?

Sí, obviamente me apoyan, sobre todo mi marido. Si no fuera por su apoyo moral y monetario, no podría hacerlo. En relación a las ideas realmente creo sola las historias, pero si tengo mis amigas Mary y Rossy, que son las que van leyendo el manuscrito y desmenuzamos entre muchas risas y largas conversaciones la novela, sus personajes y otros. Cuando ellas se vuelven un tanto violentas, pidiéndome capítulo o enojándose o hasta enamorándose, es un buen indicio para mí que va funcionando. Después de eso trabajo con un equipo encargado de la portada, diagramación, corrección, edición, e impresión.

Y para terminar, ¿tienes algún consejo para los escritores novatos que estén comenzando?

Sí, primero, como dijo Stephen King, para escribir se necesita el 10% de talento y el resto es mucho trabajo. Si realmente les apasiona deben luchar y sobre todo perseverar. En segundo lugar, ser crítico y también aceptar comentarios de otras personas, y si es necesario hacerse asesorar, muchas veces podemos pensar que nuestro trabajo es fenomenal, pero lamentablemente algunas veces solo nosotros lo entendemos. Tercero y para finalizar, vencer el miedo y si no lo haces, hacerlo con miedo. Solo si se arriesgan podrán saber si lo pueden lograr. En mi caso siempre pienso que odiaría estar vieja y sentarme a pensar "¿Y si lo hubiera hecho?". 


Y esta es la entrevista. A continuación os dejo las reseñas de sus historias, por si estáis interesados:



Publicado por Rush de Devorador de Libros.

Comentarios