Viajando a Inglaterra

Hace tres años y medio vine de vacaciones a Londres y me enamoré de lo bonita que es la ciudad y de la cultura, ya que encuentras personas de todas las nacionalidades habidas y por haber. Así que… un tiempo después decidí venirme a vivir a Inglaterra.

Quería vivir en algún lugar cerca de Londres, pero no en la misma ciudad, ya que me gusta vivir en sitios más tranquilos. No me malinterpretéis: me encanta Londres, pero para visitarla, ya que tiene demasiada actividad y demasiada gente para el día a día.

Así que después de ver varias opciones, vivo en un pueblo que está a una hora y algo de la estación de Cockfosters, y a media hora de Cambridge, de manera que tengo todo cerca.

Uno de los hábitos ingleses al que más me ha costado adaptarme fue al horario de las tiendas, ya que abren a las 9 de la mañana y cierran, como muy tarde, a las seis de la tarde, y la mayoría abren también los domingos. Los supermercados de alimentación abren más tiempo (por lo general de 7 a 22) y los domingos de 10 a 16.

La comida también es muy diferente y, aunque mucha gente critica la comida inglesa, por estos lares se come muy bien. Quizá hay que encontrar el sitio adecuado. Poco puedo quejarme de la mayoría de sitios a los que he ido, aunque hay alguno al que no hemos vuelto (pero eso también me ha pasado alguna vez en casa…).

El conducir en el otro lado de la carretera… también es un tema, aunque cuesta más adaptarse al cambio del volante que al lado de la carretera por el que hay que conducir.

Como curiosidad, comentaros que las autopistas aquí son gratuitas. Sólo hay que pagar si vas con el coche al centro de Londres en horas punta y para cruzar el Datford Crossing, éste es un puente o un túnel (según en que dirección vayas) que cruza el Támesis por arriba (o por abajo) situado al este de Londres.

Uno de los temores que tenía al venirme a vivir a Inglaterra era echar de menos Galicia, con su manto verde que lo caracteriza, pero Inglaterra también es verde, aunque abundan más los prados que los bosques (aún tengo pendiente visitar el bosque de Sherwood).

Fuente de la foto
Uno de mis lugares favoritos es la librería Waterstones. La principal se encuentra en Londres (no podía ser de otra forma) y es la más grande de todas. Cuenta con ocho pisos y venden libros de todo tipo, incluso tienen una pequeña sección de libros en lengua extranjera donde puedes comprar libros en español, francés, italiano… Pero claro, la selección es muy pequeña.

Esta librería tienen varias sucursales abiertas a lo largo de todo el país, y ya he estado en tres (contando la de Londres) y tengo pendiente vistar la de Cambridge. Sí, aquí es cuando podéis matarme por estar tardando tanto tiempo jajajaja.

Después… hay una tienda que se llama Paperchase, que tiene todo tipo de libretas, bolígrafos, agendas, folios…. Lo que necesitéis de papelería, postales y algún detalle algo más especial, ahí lo tenéis. Ahí yo me puedo pasar horas intentando escoger que llevarme a casa… aunque evito ir a esa tienda a menudo, ya que cada vez que voy… siempre compro algo, es inevitable. Los que han recibido alguna carta escrita por mi… ya sabéis donde he comprado el papel de carta!

Como anécdota final a este artículo, contaros que los ingleses dicen orgullosos que fueron ellos quienes han destruido a la Armada Invencible, a nosotros nos enseñaron en la escuela que había sido una tomenta… Pero como en todo… depende mucho quién cuente la historia.

Escrito por Antía de Mundo Gamusino.

Comentarios